Breve presentación del libro

Hace unos años atrás, estaba de vacaciones con mi familia, yo miraba el paisaje que ante mí se alzaba con un esplendor increíble, de pronto miré a mi esposa e hijas y salieron estas palabras de mi boca: “Chicas voy a escribir un libro, necesito que más personas cada día puedan tener aunque sea un leve vislumbre de que tenemos ante nosotros, una cantidad extra de energías, que no imaginamos, ni usamos, a lo mejor debido a que estén tan, pero tan presente”.
Me refiero a nuestra mente, en el poder que ella encierra, quisiera aclarar que este tema fue siempre de vital importancia para mí, puesto que con ella materializamos lo que imaginamos, ideamos, soñamos, etc.
Demás estaría decir que el poder del bien que encierra es tan grande como el del mal, o como la salud y la enfermedad estoy convencido que somos la causa de nuestros problemas, quizás por ese motivo titule a este libro “Yo se que soy lo que pienso ¿Y usted?
En el mismo, trato de que las personas se interioricen acerca de lo que es una ciencia relativamente nueva, llamada psicofísica, lo que esta puede hacer por el bienestar de tantos males que aquejan a la gente. Yo estoy comprometido conmigo mismo por ayudar a las personas a lograr ese bienestar, tratando cada día de ampliar mis conocimientos y técnicas, sin importarme el tiempo que a ello dedico, porque estoy persuadido de que cada día será reconocida por más y más personas. Se que el camino no es fácil, pero también se que una caminata de cien kilómetros comienza por el primer paso, solo que en este terreno que exploro no hay final y que los misterios complejos o simples deben ser encontrados a fuerza de perseverancia y dedicación. Hay fuerzas desconocidas que ningún microscopio o telescopio pueden ver, pero el ser humano aparte de contar con estos aparatos de alcance que son de tan gran utilidad para nuestra ciencia, debemos reconocer, que cada uno de nosotros esta dotado de un órgano tan sutil y tan fino, más poderoso que cualquier herramienta o aparato científico. Desde el momento en que nosotros inventamos los mismos, como antes dicho me refiero a nuestro poder mental, que desafortunadamente lo usamos a un porcentaje muy pequeño en comparación de lo que esta puede rendir.
El aparato científico nos servirá para establecer un puente, con sus materiales de toda clase, que nos ayude para llegar a la meta codiciada, la ciencia en general, secan el corazón de los seres humanos. El amor es el señor de la verdad y la realidad. Amor es la única semilla, nunca estéril, de la armonía y la amistad y es el valor supremo reconocido por la humanidad. El individuo, por sus propios medios y posibilidades, puede descubrir la verdad y la realidad.
La humanidad es un cuerpo enfermo, sus células son los seres humanos, no se pueden curarlas con medicamentos o remedios de cualquier clase, sino con verdadera educación y está así por el predominio agudo de la mente. Que percibe inconscientemente cada día más influencias cósmicas y espirituales haciéndolo mas consciente de todo que pasa a su alrededor.
Pensamiento y violencia son los dos extremos de una misma línea, y solamente con el cese o el cambio puede terminar la violencia. La sencillez de la vida diaria es la base del bienestar moral y físico, con la eliminación de maldades egoístas, en beneficio de educación propia más que de instrucción.
El corazón se nutre con la dulzura, se entérense con la compasión, se fortalece con la serenidad, se agranda con la alegría interior y se ablanda con la ternura, para abrirnos a esa realidad y verdad de amor. Sin apegos no podemos definir que es la verdad.
La definición es una limitación y la verdad no puede ser limitada, puede ser compleja, pero no complicada. La limitación es lo contrario de la creación, y la vida es acción. No se trata de modificar o cambiar el mundo, se trata de comprenderlo, pues, al hacerlo así, el que cambia es uno mismo. Hablamos de cambio individual, lo que  interesa sobre la base de la comprensión de la verdad en el mundo.
Cuando la mente y el corazón se equilibran, y no hay peligro para ninguna separación, encontrará la verdad y el resultado es fruto la perfección. No olvidemos, en la vida no se pierde solo tiempo, se pierden las ilusiones.
Es nuestro deber y necesario comprender, de una vez y para siempre, que lo que el mundo necesita son los hombres con verdaderas valores de amor divino.
Al ser superior, la fuente, solo puede interesarle una cosa nuestra, la conducta. No nuestras creencias o rezos, que todos podamos comprender que la purificación se hace entre el hombre y la fuente, SER SUPERIOR con su infinita gracia.
Las vibraciones silenciosas del inconsciente que desvían, como poderosos imanes, la marcha normal de un hombre, sea genio o persona común, para llegar  a la comprensión verdadera y felicidad absoluta, que tanto necesitamos.
En pocas palabras, estaríamos hablando de una unidad de pensamiento que nos iría envolviendo en una red invisible, pero real de bienestar, en la que cada uno participa de manera individual, proyectándose hacia la felicidad del ser humano.
Para lograr esta meta, es necesario que nos encontremos en un estado de equilibrio armónico, para así ver de diferentes puntos, como la energía juega el rol más importante y lograr aquello que nos parece imposible.
Este bienestar armónico puede ser ayudado con las energías apropiadas, que posee la tarjeta TR-ENERGY, la cual yo mismo ideé para así facilitar la conjugación armónica entre el universo y el individuo, activando la facultad de percibir los estímulos cósmicos, abriendo los canales energéticos que anteriormente estaban bloqueados.
Con los conocimientos volcados en el libro y las herramientas a disposición (tarjeta TR-ENERGY) estamos capacitados para ver la vida desde una nueva perspectiva, con una actitud positiva, para desenvolvernos en ámbitos afectivos  materiales y orgánicos, desde los cuales se abrirán nuevos valores que actuarán a favor del bienestar general.
Atte.

TEODOR PRELIPCEAN - Psicofísico

SOLICITE INFORMACION PARA LA COMPRA DE ESTE LIBRO QUE INCLUYE LA TARJETA ENERGETICA, POR MAIL A teo@tr-energy.com.ar